Saltar al contenido

GRUNGE: El existencialismo de una generación en 3 canciones

El grunge es un género musical que surgió a finales de los años 80 y principios de los 90, en Seattle, influenciado por el punk, el metal y el rock alternativo. Se caracteriza por su sonido distorsionado, sus letras introspectivas y su actitud rebelde y desencantada. Para esta ocasión traemos una reseña reflexiva a más de 30 años, sobre tres piezas dentro del grunge, que han marcado a por lo menos 2 a 3 generaciones y contando. Existencialismo, melancolía y buen rock.

“El sonido de Seattle” incursionó en la industria musical en un momento particular de la historia estadounidense y mundial: el final de la guerra fría, donde si bien Estados Unidos parecía el claro victorioso tras la caída de su par Soviético, esto no fue exento de consecuencias y réplicas especialmente en lo económico y lo social. 

Con esto expuesto, valga redundar que previo al mandato de Bill Clinton, la nación norteamericana tuvo una clara constricción económica que permeó a lo cultural y artístico. De las sobreexplotadas bandas glam en el Mainstream, la fórmula minimalista, nihilista y existencial del grunge (acompañado también por una oleada de popularización del consumo de la heroína entre muchos de sus exponentes), fue un claro plot twist que dio pauta de inicio en la primera mitad de la década de los noventa. Y todo ese sentimiento se plasma a la perfección en estas canciones:

El trasfondo de la enigmática “Creep” parte de una letra donde el narrador se siente marginado e incomprendido, reflejando una lucha interna contra la soledad y la alienación. La palabra “Creep” se utiliza en un sentido humillante, y la canción refleja un momento en el que la banda se mira a sí misma de manera crítica, enfrentando su propia imagen.

La letra compuesta por Scott Weiland revela a un protagonista que se siente estancado en la vida y anhela un cambio. Es decir, una expresión de la angustia emocional y la búsqueda de identidad intrínseca en más de un momento de la vida. Este track es parte del álbum debut de Stone Temple Pilots, “Core”, destacado por su reconocimiento debido a su contenido lírico reflexivo y la intensidad emocional que transmite.

La canción “Down in a Hole” de Alice in Chains explora temas profundos de desesperación y lucha interna, dicho tema forma parte del álbum “Dirt” de 1992. La letra describe a alguien profundamente debilitado y atrapado en un agujero, con la sensación de estar al borde de la rendición y la falta de fuerza para superar los desafíos de la vida. Donde se encuentra en un estado emocional oscuro, expresando un deseo de morir y una profunda angustia.

La metáfora del agujero representa la situación emocional del protagonista, que se siente atrapado en sus propios problemas y luchas internas. La canción captura la intensidad de la experiencia humana cuando se enfrenta a la adversidad y la fragilidad emocional. Una constante conceptual en la emblemática banda de metal Alice in Chains.

Con una letra crítica, la canción toca temas de confusión y anhelo, encapsulando una búsqueda existencial. “Heart-Shaped Box” es el single más destacado de la última producción discográfica de Nirvana “In Utero” de 1993. Afinada en drop C#, de intro limpio desaliñados y fraseos expresivos y disonantes, este tema muestra desde símbolos religiosos, de sacrificio, reclusión y aislamiento. La cara más densa a nivel sonoro de Nirvana, llegando a tocar fronteras de sus contemporáneas más pesadas, Alice in Chains y Soundgarden.

COMPARTIR

DESCUBRE LO MEJOR DEL ROCK

CON NUESTRA PLAYLIST
UNDERGROUND ROARS

¿ERES ARTISTA?

CONTENIDO RELACIONADO

SINÉAD O’CONNOR: Una artista incomprendida y adelantada a su época

NEW PROGRESIVE ¿La evolución del Rock Progresivo?

DREAM POP: Un sonido para soñar despiertos

¿A QUE LLAMAMOS MÚSICA POP?

MÁS CULTURA

 OFFCHANCE(ONTHE) / “Planetary Devastation” (NUEVA CANCIÓN)

AGUADULCE: Dolor, nostalgia y deseo con “Alfombras”

EFFAYÉ / “POKER FACE” (NUEVA CANCIÓN)

DEATH RATTLE DISCO: Un Crescendo de metal y fuego con “Dance Around the Fire”